Traer la naturaleza a tu hogar

Posted on Posted in General

El contacto con la naturaleza tiene un papel fundamental en la salud de las personas. Por eso, en estos días de confinamiento, ya que no es posible acudir a un parque o a un bosque, podemos cambiar el sentido de esta relación y traer la naturaleza a nuestros hogares. Además, puede ser una oportunidad para entretener a los más pequeños con tareas saludables y fomentar el trabajo colaborativo en familia. Es cierto que las tiendas especializadas se encuentran cerradas estos días, pero algunos supermercados a los que acudimos a hacer la compra suelen vender pequeñas macetas con plantas de interior, y también podemos trasplantar esquejes de especies que ya tengamos en nuestra vivienda. Las posibilidades serán diferentes si disponemos de una casa con jardín o si vivimos en un apartamento, pero siempre será posible inundar nuestro hogar con la energía positiva de la naturaleza.

Si nuestro piso tiene una terraza, podemos crear un fantástico jardín urbano con relativa facilidad, donde pasar unas horas al día recibiendo los rayos del sol, que son también fundamentales para nuestra salud. Los beneficios de estos espacios verdes son incontestables: bajan la presión arterial, disminuyen la tensión muscular y el colesterol, alivian el estrés y reducen los dolores de cabeza y los problemas digestivos. Además, estas plantas compensarán el exceso de gris urbano, y harán de barrera de polvo y tóxicos ambientales de la ciudad.

Y si nuestro apartamento carece de terraza, esta circunstancia no debe significar un impedimento para disfrutar de la naturaleza, creando una zona específica para obtener un aire más limpio, un ambiente vital y efectos positivos para nuestra salud. Te proponemos tres alternativas:

Por un lado, puedes desarrollar tu propia versión del Kokedama, la técnica japonesa de plantas colgadas del techo, adaptada a tus posibilidades.

En segundo lugar, es posible crear una ventana aromática, aprovechando el alféizar de cualquier habitación. Allí podrás cultivar todo tipo de plantas medicinales y aromáticas: albahaca, cebollino, orégano, perejil, ajedrea… Alegran la vista y sirven para aderezar los guisos.

Y por último, entre toda la familia podéis lanzaros a crear un jardín vertical, utilizando macetas originales o envases reutilizados (si vas a trasplantar esquejes, puedes hacerlo en una botella de plástico cortada por la mitad). Y si no tienes tierra, existen plantas como el potos que pueden crecer directamente en el agua. El límite es tu imaginación.